La Junta debe proteger a las auxiliares de ayuda a domicilio que señalan sentirse discriminadas con respecto a otros sectores

jue
14
May

La parlamentaria onubense María Márquez hace llegar al Parlamento el testimonio de auxiliares de la Cuenca Minera de Riotinto y pide al Gobierno andaluz que las dote de Epis necesarios y seguros


La Junta de Andalucía debe proteger a las auxiliares de ayuda a domicilio que señalan sentirse discriminadas con respecto a otros sectores; demandan más atención y medidas de seguridad. Así lo han trasladado usuarias de este servicio de la Cuenca Minera de Riotinto, que han expresado su malestar y preocupación por su situación, y que han hecho llegar a la parlamentaria onubense María Márquez que no ha dudado en trasladarlo a la Comisión de Igualdad del Parlamento.

 

Así, la socialista ha leído el testimonio de una de estas auxiliares, que si bien ha agradecido el apoyo y la ayuda de alcaldes y colectivos, se sienten abandonadas por parte de la administración autonómica.

 

En este sentido, María Márquez ha relatado que estas auxiliares, como les ha manifestado, sufrieron desde el principio de la alerta sanitaria una discriminación clara por parte de la Junta con respecto a otros sectores de atención directa, a pesar de trabajar con una población altamente vulnerable, tenían que ir de casa en casa sin protección ninguna, sólo con unos guantes y con el miedo de contagiar a sus usuarios y ellas mismas

 

Desde la Junta de Andalucía se determinó que era un sector de bajo riesgo de infección, por lo que el Epi (Equipo de Protección Individual) se limitó sólo a unos guantes y, además, las empresas tampoco les facilitaban mascarillas ni batas desechables,  porque no había ni tampoco era obligatorio.

Por ello, ha señalado, tuvieron que pedir ayuda, siendo muchos los alcaldes y colectivos que les echaron una mano hasta que, por fin, decidieron que debían llevar mascarillas y las dotaron con una quirúrgica por auxiliar para quince días.

Así han estado exponiéndose, sin dejar de atender a las personas dependientes, y según sus palabras, “sintiendo  miedo, rabia, impotencia y dolor”, porque aseguran han vuelto a ser invisibles a pesar de ser un servicio esencial.

Ahora que tienen que volver a la nueva normalidad, vuelven a no tener los Epis necesarios para ir a cada usuario, siguiendo desprotegidas.

Es por ello que la parlamentaria andaluza ha pedido a la Junta sensibilidad, que determine, de una vez por todas, la singularidad e importancia de estas auxiliares de ayuda a domicilio como otro sector fundamental en esta sociedad y garantice su seguridad y la de los usuarios, la inmensa mayoría personas mayores muy vulnerables.

 

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Puedes aceptar su uso, cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar