PSOE denuncia que la reforma local busca el “botín” sobre los servicios básicos y que caigan en manos de empresas que terminan haciendo donativos al PP

Sab
31
Ago
2013

El vicesecretario general del PSOE de Andalucía, Mario Jiménez,  ha mostrado el rechazo rotundo de los alcaldes y portavoces socialistas a la Reforma Local que el Gobierno del PP traslada al Parlamento esta semana y que ha considerado una “estrategia de desmontaje y demolición de la democracia municipal”.

 

Tras un encuentro con alcaldes y portavoces de Huelva para analizar el impacto de la Reforma Local del Gobierno del PP, Mario Jiménez ha insistido en que esta Ley está fundamentada en principios “falsos” porque traslada el mensaje que es necesaria por la deuda por encima de lo razonable de municipios de menos de 20.000 habitantes, que tienen una deuda media de 480 euros por habitante, la mitad de la que mantienen los municipios grandes y las capitales de provincia”.

 

“La Reforma Local no tiene sentido desde el punto de vista económico ni de los servicios públicos, lo único que busca es el botín sobre los servicios básicos y que caigan en manos privadas de esas empresas que terminan haciendo donativos al PP”, ha subrayado Mario Jiménez, que ha advertido de que los socialistas “no nos vamos a cruzar de brazos porque no hay un solo colectivo ciudadano y social que no vea mermado sus derechos y más de 50.000 personas van a perder sus empleos por culpa de esta reforma”.

 

En este sentido, ha anunciado la realización de un diagnóstico del impacto de la reforma en cada municipio para los ciudadanos, los servicios y el empleo publico, para “buscar el respaldo de la sociedad y complicidad e impedir que se lleve a la práctica”, recordando que, además, “el PSOE llevará al Constitucional esta ley porque es contraria a los preceptos de la Constitución y al reparto competencial que le corresponde a las comunidades autónomas”.

 

Por su parte, el secretario general de los socialistas onubenses, Ignacio caraballo, señalço que “se trata de una reforma que nace de cortar y pegar, sin consenso de ningún tipo y con todos en contra”. “Incluso el presidente de la FEMP, del PP, no cree que se pueda poner en marcha”, subrayó.

 

A su juicio, “esta Ley afectará sobre todo a 59 ayuntamientos de municipios de Huelva menores de 5.000 habitantes y serán los que más sufrirán”. Además, “retende rebajar el nevel de democracia de los ayuntamientos y desmantelarlos”, olamentó caraballo.

 

Según el socialista, “quieren quitarle las competencias a los ayuntamientos y convertir a los alcaldes y concejales en simples gestores”. Así, denunció que “esta reforma viene sin financiación”. Además, aclaró que “la Diputación se convierte en fiscalizador de los ayuntamientos y no queremos”. “No tiene sentido y vamos a luchar para su retirada y por el consenso”, apostilló.

Facebooktwitter
 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar