PSOE destaca que Huelva es la segunda provincia en proyectos aprobados para actuar en fosas comunes

Jue
3
Nov

Pablo Pineda: «La aprobación de la Ley de Memoria Democrática viene a hacer de España un país mejor, más justo y más digno»

El secretario de Memoria Democrática del PSOE de Huelva, Pablo Pineda, ha resaltado este jueves que Huelva «ha sido la segunda provincia en proyectos aprobados por el Gobierno central para actuar en fosas comunes y la primera en inversión», de modo que «se está cumpliendo el objetivo que nos marcamos, gracias al empeño de familiares, memorialistas e investigadores».

En este sentido, Pineda, en rueda de prensa, ha valorado que la recién aprobada Ley de Memoria Democrática «viene a hacer de España un país mejor, más justo y más digno» y ha puesto el ejemplo de que «Queipo de Llano está dónde tiene que estar, con los suyos». Por ello, ha señalado, además, que «ya es hora de que se retire el azulejo de la vergüenza», situado junto a la iglesia de la Concepción de Huelva, ya que es uno de los «rescoldos del legado de la desmemoria».

 

Así, Pineda ha resaltado que desde la Secretaría de la Memoria Democrática «nos marcamos un objetivo imprescindible: no descansar hasta que sea exhumada la última víctima de la represión franquista en nuestra provincia y lo estamos cumpliendo».

«Y es que tras la resolución de la convocatoria de 2022 de las ayudas que el Gobierno central concede a través de la Federación Española de Municipios y Provincias para actuar en fosas comunes, Huelva es la segunda provincia del país en proyectos aprobados, concretamente siete, y la primera en inversión, 186.000 euros», ha subrayado.

Al respecto, el socialista ha explicado que esta inversión es consecuencia del «especial ensañamiento que el aparato represor franquista, con Queipo de Llano a la cabeza, tuvo en la provincia», ya que, según los datos que maneja, «en Huelva se contabilizan hasta 120 fosas comunes y, como mínimo, 8.000 personas asesinadas, todas ellas documentadas», aunque «pueden ser muchas más porque hay muchos desaparecidos que no están documentados».

«Pero, además, este volumen de ayudas se debe también al empeño de los familiares que no cesan en la búsqueda de esas personas que les fueron arrebatadas, que no habían hecho nada, simplemente ser demócratas, y se debe también al compromiso de los ayuntamientos y al trabajo constante en incansable de colectivos memorialistas e investigadores», ha añadido.

BALANCE

Por otro lado, Pineda, acompañado por representantes socialistas y miembros de la Asociación de Memoria Histórica de la provincia de Huelva ha realizado un balance del «trabajo realizado», gracias al cual entre 2007 y 2017 se exhumaron los restos de 25 personas en siete intervenciones en Zalamea la Real, donde hubo dos proyectos, Puebla de Guzmán, Rosal de la Frontera, Encinasola, Calañas y Huelva.

«Además, descansan con dignidad, la que nunca perdieron, otras 225 personas más víctimas de la represión fascista, tras las intervenciones en las fosas de Nerva, Minas de Riotinto, San Juan del Puerto y Bonares. Son, por tanto, 250 historias de vida truncadas, que se verán incrementadas a lo largo de este año, porque estas ayudas vendrán a ahondar en la verdad, la justicia y la reparación en la dignidad de más víctimas del franquismo que descansan en las fosas de Nerva, Minas de Riotinto, San Juan del Puerto, Bonares, El Campillo y San Bartolomé de la Torre», ha abundado.

Así, ha señalado que el «compromiso es tal» que, según los datos de la Secretaría de Memoria Democrática del Ministerio de Presidencia, «en seis años se podría recuperar hasta el último cuerpo», toda vez que ha avanzado que en la fosa de Nerva «podría haber hasta un millar de víctimas, mientras que en la de El Campillo podría haber otras 350 víctimas».

Además, se ha referido a las fosas del cementerio de La Soledad de Huelva para la que el Estado «ya reservó en 2022 una partida de cien mil euros con el objetivo de que se inicien las exhumaciones de lo que se conoce como el Sector San Juan, un proyecto en el que intervendrá la Diputación y esperemos que lo haga la Junta de Andalucía», ya que es un proyecto «de tal magnitud» que «no puede desarrollarse como el resto de fosas más pequeñas de pueblo», sino que requiere un convenio de todas las administraciones».

«Es vital este trabajo, ya que cuando una persona pierde la memoria con ellos se va se va su alma, su esencia, su razón de ser y cuando la pierde la sociedad, porque no la quiere, es más grave aún porque lo hace por su propio desafuero y sin dignidad», ha concluido.