PSOE pide acabar con «guerras políticas» y «sentarse» para tratar el cierre «responsable» del vertedero de Nerva

Mar
15
Feb

El secretario de Medio Ambiente y Política Forestal de la ejecutiva Provincial, Miguel Ángel Curiel, se ha trasladado hoy al municipio para prestar su apoyo incondicional al alcalde, José Antonio Ayala, a los habitantes del pueblo y a toda la comarca

 


El secretario de Medio Ambiente y Política Forestal de la Ejecutiva Provincial del PSOE de Huelva, Miguel Ángel Curiel, ha abogado este martes por «el diálogo con las diferentes administraciones» para hacer un cierre «responsable» del vertedero de Nerva y «no hacer guerras políticas» para «mirar por el futuro de la comarca de la Cuenca Minera, del pueblo y de la provincia».

Así se ha pronunciado en declaraciones a los periodistas en Nerva, donde ha recordado que este lunes el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) revocó una de las autorizaciones de traslado de residuos procedentes de Montenegro con destino al vertedero desde uno de los barcos llegados a Sevilla por «irregularidades» respecto a la cantidad de materiales enviados y al barco encargado del flete.

Al respecto, Curiel ha reseñado que el futuro de la comarca, del pueblo y de la provincia «no pasa por tener un vertedero ubicado a 700 metros del casco urbano», por lo que ha solicitado de nuevo a la Junta de Andalucía y a la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, «que atienda» al alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, a la presidenta de la Diputación, María Eugenia Limón, y a él para analizar la situación «de una manera ordenada» y «no tirándose trapos entre unos y otros, porque con eso no se consigue nada».

«Todos sabemos la historia del vertedero, había un interés y ahora es un problema, con lo cual, demos solución a ese problema, es lo que pide el PSOE de Huelva que está y estará al lado del alcalde, porque entendemos que es de justicia, primero atender su demanda y luego que se haga el cierre del vertedero, salvaguardando todas las prioridades y necesidades que pueda tener el personal que está trabajando ahí y a los que no queremos darles la espalda», ha manifestado el socialista.

Por ello, ha insistido en que están a la espera de la reunión para «sentarse de manera sosegada, porque lo que se pretende es el cierre responsable de un vertedero que es verdad que en su momento era de utilidad, pero que ahora se entiende que no tiene que estar», ha dicho antes de añadir que «es verdad que aquí hay parte de razón de todas las partes, pero tenemos que estar todos con un mismo mensaje».

«Pedimos tranquilidad, colaboración y que nos reunamos para marcar una hoja de ruta y poder hablar a la ciudadanía de lo que está pidiendo el alcalde, que es un cierre responsable», ha añadido.

Con respecto a los residuos procedentes de otros barcos, Curiel ha señalado que estos «sí vienen dentro de un marco legal permitido», toda vez que ha invitado «a las diferentes administraciones» a que «estén pendientes» porque, a su juicio, «algunos están llegando de forma irregular».

Por su parte, el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, ha reseñado que el cierre tiene que ser «ordenado» porque «no se puede hacer de un día para otro», pero que «lo que no puede ser es progresivo como dijo el presidente de la Junta», porque, en su opinión, «eso encierra que haya que soportar el vertedero entre 25 y 30 años más, que es lo que ha planteado la empresa».

«Por lo tanto nosotros utilizamos el término responsable, que implica que tenga una solución inmediata y que se dejen de traer residuos a Nerva, que llevamos 25 años soportándolo a 700 metros del casco urbano», ha manifestado antes de subrayar que «se tiene que poner una solución de compensación histórica a este municipio porque esos residuos, que hay varios cientos de miles de toneladas ahí, no se los van a llevar a ningún sitio y es un hándicap para cualquier tipo de desarrollo en nuestra localidad».

Por ello, considera que el municipio «se tiene que ver compensado por los incumplimientos» y que, además, «se tiene que solucionar el problema de los trabajadores de la planta, que no tiene culpa de la Junta y la empresa no hayan cumplido con los compromisos con este pueblo».

«MESA DE NEGOCIACIÓN» Y COMPETENCIAS

Por lo tanto, ha reiterado que lo que está defendiendo es que «se tiene que parar ya y hay que hacerlo en una mesa de negociación, que es lo que la presidenta de la Diputación y el PSOE le está pidiendo a Moreno, que se siente el Gobierno andaluz».

En este punto, ha aseverado que las competencias «exclusivas» en materia de medio ambiente, de residuos tóxico y peligrosos «son de la Junta» y los transfronterizos «del Estado», al que ha agradecido asimismo «que haya paralizado el barco y tomado cartas en el asunto, al igual que aduanas porque también se ha pedido a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que tome cartas en el asunto, y ya a las primeras de cambio ya se han visto irregularidades».

«Por lo tanto, tenemos que tener mucho cuidado con lo que estamos haciendo porque nos estamos jugando nuestro prestigio internacional a la hora de ser un coladero de residuos tóxicos y peligrosos, cuando lo que tenían que hacer los demás países o terceros países es tratarlos de manera idónea y cercana a donde se producen porque así lo marcan las directivas europeas», ha lamentado Ayala.

De esta forma, al igual que Curiel, ha pedido «desde la tranquilidad pero desde la firmeza» que «se sienten a buscarle una solución al pueblo de Nerva», toda vez que ha indicado que «el que vengan más o menos camiones o barcos no es el final, es el principio».

«Se tienen que sentar con esta comarca para buscar una solución. Esto que tenemos aquí es fruto de la crisis de la minería, cuando hace 25 años la minería se hundía se nos puso un vertedero de residuos tóxicos y ahora no se nos puede decir que como lleva 25 años aquí lo necesitamos», ha explicado.

«No queremos seguir avanzando en una protesta popular, pero si hay que utilizarlas las utilizaremos porque son herramientas legales del estado de derecho. Pero me gustaría que se tomen cartas en el asunto y que buscaran una solución inmediata y compensatorio para este pueblo», ha agregado.

Por ello, considera que es «buen punto de partida que la Secretaría de Estado haya escuchado al pueblo y a Ecologistas en Acción», así como ha indicado que se han pedido «inspecciones no programadas» que, a su juicio, «es donde salen las irregularidades». «No puede ser que esto sea un coladero de cualquier tipo de residuos y que vengan como sea», ha remarcado.

Por otra parte, ha explicado que el Consistorio nervense aprobó este lunes en pleno que la Diputación les asista jurídicamente porque el Ayuntamiento «no tiene capacidad» para ello y, de este modo, «solicitar el cierre» sabiendo si «el vertedero tiene o no una utilidad pública».

«Porque sino, tendremos una herramienta más para que esto se cierre lo antes posible, porque está en suelo rústico con una declaración de utilidad pública y de interés social y si no la tiene dejaría de estar urbanísticamente respaldado y el Ayuntamiento podría ejercer sus funciones y a este alcalde no le temblará el puso para tomar decisiones si de verdad las toma desde la legalidad», ha manifestado.

Finalmente, ha dicho que «esto no es un servicio público», como así «se solicitó a la Junta de Andalucía» y que el vertedero «se montó con la promesa de que iba a ser para la industria andaluza y al final no ha sido así».

EUROPA PRESS