El PSOE de Huelva advierte del peligro que supone negar la violencia de género y pide responsabilidad

Jue
21
Abr

La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Provincial, Conso Benítez, recrimina a la derecha y la ultraderecha “su negacionismo ante un problema tan grave de la sociedad, que pone en peligro a tantas mujeres y a sus hijos e hijas”


La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Provincial, Conso Benítez, ha dicho hoy que “hablar de violencia intrafamiliar en lugar de violencia de género responde a una estrategia de la ultraderecha para negar y esconder socialmente la violencia machista que sitúa a las mujeres en una posición de desigualdad”. Además, ha destacado cómo recientemente “hemos visto a representantes del Partido Popular abrazar este discurso machista, resultado de la discriminación y de la situación de desigualdad que estructuralmente sufren las mujeres”. Para ella, el objetivo final es “oponerse al desarrollo de políticas públicas destinadas a transformar nuestra sociedad en una más igualitaria, justa y segura para las mujeres”.

Conso Benítez ha afirmado que intentar eliminar el concepto de violencia de género supone dejar de abordar este asunto como un problema social y público, para referirse a él como una cuestión familiar o privada, lo que es “un error grave que hace retroceder las políticas que venimos defendiendo los socialistas en todos los ámbitos políticos y sociales”.

La derecha ha establecido, según ha manifestado la socialista, “el falso marco para hacer creer que la lucha contra la violencia de género es una cuestión exclusiva de la izquierda. Es falso”. Ha recordado que tanto la ley 1/2004 como el Pacto de Estado contra la Violencia de Género “encuentra su asentada legitimidad social y política en ser el resultado de grandes consensos; y tuvieron el apoyo del Partido Popular”, por lo que se ha preguntado “cuáles son los motivos por los que el PP abandona grandes consensos democráticos”.

Este pacto, que se firmó en 2016 a propuesta de Pedro Sánchez, fue un acuerdo parlamentario que vinculó a todos los partidos políticos, poderes del Estado y sociedad civil en un compromiso firme para impulsar una política para la erradicación de la violencia de género. Los avances legislativos en España “son pioneros han tenido un efecto real, pero no podemos negar la realidad (desde el año 2003 ha costado la vida a 1.135 mujeres y a 47 menores) y poner en riesgo la seguridad, la libertad y la vida de las mujeres y de sus hijos e hijas”. Por ello, Conso Benítez ha advertido “del peligro de ese discurso negacionista y asegura que este problema se combate con “más igualdad, por ello desde el PSOE pedimos diálogo, pacto y hacer un frente común, porque seremos cómplices si no nos implicamos para acabar con el terrorismo machista”.

Desde el PSOE “tenemos claro que la violencia de género es consecuencia de la desigualdad de poder que existe en nuestra sociedad y que también se manifiesta en las relaciones de pareja”. La violencia intrafamiliar “no responde al modelo de dominación-sumisión y control que previamente hemos definido y que opera en la violencia de género que sufren las mujeres en la pareja. La violencia de género y la violencia intrafamiliar son dos tipos de violencia distinta con raíces y motivaciones diferentes”. Pero el discurso negacionista de la derecha y la ultraderecha “culpabiliza a las víctimas y alienta la violencia de género, es una forma de fascismo”, ha terminado.