El PSOE de Huelva asegura que “no podemos abrir ni un solo hueco a la intolerancia y al totalitarismo”, en la conmemoración del 14 de abril, día de la II República

Jue
14
Abr

María Eugenia Limón y Gabriel Cruz piden un esfuerzo por la unidad de acción para lograr los principios de verdad, justicia, reparación y compromiso de no repetición


Los socialistas onubenses han realizado, como cada año, su tradicional ofrenda floral ante el Monumento a los Caídos por la Libertad para rendir homenaje a todas aquellas personas que lucharon por la libertad durante la II República, la guerra civil y la posguerra.

El acto ha estado encabezado por el secretario general de la Agrupación Municipal y alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y por la secretaria general del PSOE de Huelva y presidenta de la Diputación provincial, María Eugenia Limón, que han estado acompañados por María Márquez, secretaria de Formación de la Ejecutiva Federal; Javier Huete, secretario general de Juventudes Socialistas de Huelva y Fernando Pineda, presidente de la Asociación de Memoria Histórica de la Provincia de Huelva, así como de otros representantes socialistas y compañeros comprometidos con la causa de la memoria democrática.

Gabriel Cruz ha señalado el doble sentido de esta jornada: por un lado, “un acto simbólico para homenajear a las víctimas de la barbarie y de la intolerancia coincidiendo con el aniversario de la II República porque fue la expresión del pueblo para acabar con una situación de miseria y pobreza, para avanzar hacia la modernidad y conseguir un país en el que todas y todos tuviéramos las mismas posibilidades”. Y, por otro lado, “es el compromiso de los socialistas de seguir en la lucha por honrar a las personas que dieron la vida por construir la sociedad que ahora disfrutamos”.

El secretario general de la Agrupación local y alcalde de Huelva ha asegurado que “vivimos momentos delicados porque tenemos cerca viejos fantasmas, y este momento nos recuerda que no podemos abrir ni un solo hueco a la intolerancia, a la injusticia y al totalitarismo”.

Por su parte, María Eugenia Limón ha pedido unidad en el recuerdo de las víctimas “que fueron represaliadas y asesinadas solo por defender la libertad, pensar de forma diferente y trabajar por una sociedad justa”. Asimismo, ha alabado el “compromiso del Gobierno de España, que ha elevado a política de Estado la memoria histórica y democrática. Gracias al colectivo memorialista y a instituciones presentes, por el compromiso moral y social venimos trabajando en la exhumación de las víctimas”. En ese contexto ha anunciado un paso más, además de iniciar la exhumación en el Cementerio de la Soledad, vamos a empezar con un trabajo de reparación en el muro del cementerio junto al Ayuntamiento, donde también habrá una escultura homenaje a todas las víctimas, para que quede presente en este entorno que tanto sufrimiento ha albergado”.

María Márquez ha señalado que «la defensa de los valores de la memoria histórica es la defensa de la  la democracia y de los derechos humanos. Somos muchas miles las familias que seguimos buscando a nuestros seres queridos». Ha recordado que solo en el Cementerio de La Soledad de Huelva «hay 1.437 personas y aún no se ha abierto la tierra para cerrar las heridas para que las familias puedan enterrar dignamente a sus seres queridos», por lo que se ha preguntado por qué hay quien todavía quiera impedir que eso pueda hacerse y dar dignidad a las víctimas.

Finalmente, Javier Huete ha apuntado que un año más acudimos a esta cita donde conmemoramos “la defensa de un sistema democrático de libertad e igualdad, donde nadie es más que nadie”. A lo que ha añadido que “defender una corona heredada no te da un sentimiento más patriótico que aquella persona republicana que defiende la libertad y la elección de la jefatura del estado por parte de toda la ciudadanía. Debemos poder elegir y seguir defendiendo firmemente la dignificación y reparación de la memoria”.

Visita a la tumba de Amós Sabrás

Asimismo, los socialistas onubenses también han visitado la tumba de Amós Sabrás en el Cementerio de La Soledad. Sabrás fue alcalde de Huelva en 1931 (solo durante dos meses), siendo el primer alcalde de la capital durante la II República. Ese mismo año sería elegido para las elecciones generales como diputado del PSOE por Logroño y por Huelva en 1933.

Con el estallido de la guerra civil se exilió en República Dominicana, trabajando de profesor en la Universidad de Santo Domingo. En 1960 volvió definitivamente a España donde fue condenado por masonería, aunque se le conmutó la pena por la inhabilitación para ocupar cargos políticos y sindicales.