El PSOE lleva al Parlamento la situación del alumnado con necesidades especiales, “que ya resiente la falta de atención tras el rechazo del PP a reforzarla”

Jue
9
Feb
2023

Representantes de la Ampa del CEIP Moreno Chacón de Ayamonte y familias de niños con necesidades especiales en esta localidad, acuden al Parlamento para demandar a la Junta que cumpla sus obligaciones en la atención a la diversidad

La parlamentaria andaluza por el PSOE de Huelva Susana Rivas ha llevado al Parlamento de Andalucía la situación del alumnado con necesidades especiales, tras haber votado el PP el pasado mes de octubre en contra de una Proposición No de Ley (PNL), en la que los socialistas pedían mejorar y dignificar la atención a estas personas, “mostrando así una insensibilidad absoluta”.

 

 

“Han pasado cuatro meses desde que el Gobierno de Moreno Bonilla rechazó al aumento de diferentes mejoras para este alumnado, así como para el personal técnico de integración social, y queremos saber si está garantizando el Gobierno andaluz la correcta atención al alumnado con necesidades especiales en los centros educativos sostenidos con fondos públicos”, ha espetado en la pregunta formulada por la parlamentaria onubense a la consejera de Desarrollo Educativo, Patricia del Pozo, “ya que la intranquilidad, el malestar y la preocupación entre las familias va en aumento”.

Tanto es así que representantes de la Ampa del CEIP Moreno Chacón de Ayamonte y familias de niños y niñas con necesidades especiales en esta localidad, no han dudado en acudir al Parlamento andaluz para demandar públicamente al Gobierno de la Junta que cumpla sus obligaciones en la atención a la diversidad del alumnado en los centros educativos. Precisamente, en el CEIP Moreno Chacón hay alrededor de 70 niños y niñas con necesidades educativas especiales y solo cuentan con cuatro profesionales de inclusión y diversidad, y además, se reducen en un 40% las horas que requieren estos menores. Un problema que prácticamente existe en todos los colegios andaluces.

“Y es que, pese a las distintas reclamaciones realizadas una y otra vez por las familias y centros educativos, el Gobierno de Moreno Bonilla ha hecho caso omiso a las mismas y no han sido cubiertos los puestos de estos profesionales, a pesar de que la educación inclusiva forma parte, y una parte muy importante, del proceso de atención integral de las personas”.

Y como consecuencia de esta falta de profesionales de integración e inclusión o de sus pésimas condiciones laborales, el alumnado se está viendo obligado a dejar de realizar diversas actividades escolares que requieren la presencia de estos profesionales y a depender de sus familias (que han de faltar al trabajo), en el interior del centro para que estos menores puedan llevar un correcto cuidado y aseo personal perjudicándoles gravemente a nivel emocional sanitario educativo y familiar.

De hecho, estos profesionales denuncian, entre otras cuestiones, contratos de jornada inferior a 25 horas, por lo que no pueden dar un servicio adecuado y marca aún más la precariedad que sufren. Así, “en reuniones mantenidas con ellos -ha subrayado Susana Rivas- atestiguan que si tienen que trabajar dos horas al día, que se suelen usar por ejemplo para cambio de pañal, se preguntan si el resto del día, el alumnado está limpio o no necesitan atención el resto del tiempo, por lo que consideran el servicio denigrante. Es más, les consta que los directores de los centros han solicitado la ampliación horaria, siendo denegada curso tras curso, teniendo que informar a unos padres que esperan un servicio digno para sus hijos. Esto es realmente lamentable”.

Susana Rivas ha incidido en que en “Andalucía hay más de 126.000 alumnos con necesidades especiales, el 80% en centros públicos, que merecen un trato digno acorde con sus necesidades porque sus familiares reclaman que sean bien atendidos, dignamente, y porque no todas las familias pueden pagar de su bolsillo psicólogos o terapeutas”.

“Esta es la realidad que hay, aunque el PP quiera hacer ver lo contrario. Por ello, no vamos a cejar en nuestro empeño de pedir mejoras y que se dignifique la atención a este alumnado y el reforzamiento del personal técnico. Es una cuestión de justicia social. Moreno Bonilla debe atender a estos profesionales y reforzar la atención educativa del alumnado con necesidades educativas especiales. No se puede ser tan insensible, cuando la propia legislación consagra derechos específicos para este colectivo amplio y heterogéneo”, ha concluido.