Enrique Gaviño apunta la decadencia de las políticas de prevención de la salud por los recortes y la falta de inversiones y de personal sanitario

Dom
18
Feb

El parlamentario socialista onubense considera que Moreno Bonilla promueve la desigualdad y favorece el crecimiento del negocio de la salud en detrimento del sistema público, lo que provoca una “sanidad a crédito”

El parlamentario andaluz y portavoz del PSOE de Huelva, Enrique Gaviño, ha intervenido en la Comisión de Salud del Parlamento, para trasladar el gran problema que se ha generado en la sociedad dejando de lado las políticas sociales, de manera muy destacada las relacionadas con la salud de las personas y la prevención de la salud, “en decadencia por la falta de inversiones y de personal sanitario”.

Para el PSOE es “primordial” poner en marcha programas preventivos y de detección precoz que, a juicio de Enrique Gaviño, “están sufriendo recortes por el ínfimo aumento presupuestario que el Gobierno ha previsto en sus cuentas para este año, que no dan para reformar el sistema y contratar más personal”. Los socialistas quieren conocer los resultados de las políticas de prevención que se llevan a cabo en la actualidad, fruto de los anteriores gobiernos socialistas, pero el Gobierno del PP no ha publicado esos datos, por lo que no los conoce la ciudadanía ni, por ende, la oposición en el Parlamento.

Ha criticado que el cumplimiento del programa de cribado de cáncer de cérvix “es un 20% más bajo que la media nacional, el de cáncer colorrectal, un 56% más bajo, sufriendo demoras de hasta 7 meses en varias provincias y en Huelva, la cita para una colonoscopia tarda hasta 10 meses”. El programa de detección precoz de cáncer de mama sufre demoras que en Huelva “alcanzan los tres meses”. En este caso, los socialistas proponen que las pruebas, que actualmente se hacen a mujeres de entre 50 y 69 años, se extiendan a los tramos de edad comprendidos entre los 40 y los 75 años. Gaviño ha citado otros programas que sufren alteraciones, como el control de niño sano, el de obesidad infantil, el de ictus, el de Alzheimer o el del sida.

En general, Enrique Gaviño ha apuntado a la falta de recursos materiales y de profesionales, porque “sin radiólogo no se lee la mamografía, sin digestivo no se interpreta la colonoscopia, sin neuróloga no se afronta un ictus ni se trata un alzhéimer, sin pediatra no se puede cuidar a nuestras niñas y nuestros niños”. Por tanto, “la primera de las políticas preventivas de un gobierno ha de ser tener un sistema organizado, suficiente y eficiente. En estos aspectos, la consejería de Salud y Consumo suspende, porque no cuida bien de nuestra salud, es más, se ha convertido en un problema real para la salud de la población”.

Además de los programas que ya existen, como la difusión de materiales didácticos para la promoción de hábitos saludables, los socialistas consideran que se pueden orientar las políticas hacia acciones “más eficientes enfocadas a los centros educativos, donde deben abordarse aspectos sanitarios fundamentales en la infancia y la juventud, para evitar que en un futuro próximo Andalucía siga estando, como lo está hoy, a la cabeza de obesidad, sedentarismo y consumo de tabaco”.

Ha apuntado, por otro lado, a otro gran problema que existe en la comunidad autónoma que, a su juicio, es “un determinante social de salud, y es el elevado y alarmante índice de riesgo de pobreza de Andalucía”. Para el parlamentario, si el Gobierno y el grupo parlamentario del PP siguen votando en contra de todas las medidas que mejoran la vida de la gente y adopta decisiones que sólo favorecen a las clases más adineradas, mal vamos y mal van las políticas preventivas de salud”.

Si a todo ello se une “la falta de equidad”, Enrique Gaviño ha expresado que tanto los socialistas como una mayoría social “estamos convencidos de que el Gobierno de Moreno Bonilla está promoviendo la desigualdad, favoreciendo el crecimiento del negocio de la salud en detrimento del sistema sanitario público, y provocando, por tanto, una sanidad a crédito y destrozando el concepto de sanidad como derecho y como fuente de igualdad”.

“La carencia de personal, las condiciones laborales indignas de los trabajadores sanitarios, la falta de infraestructuras, los incumplimientos de los protocolos y decretos, la devaluación de la atención en los centros de salud o las interminables listas de espera son -ha expresado- circunstancias del sistema sanitario determinantes de la salud de los ciudadanos. Las políticas de prevención necesitan una Atención Primaria fuerte y con sentido”. Gaviño ha asegurado que el PP lleva 5 años debilitando el sistema sanitario y quitándole lo esencial a este modelo de atención que es la continuidad y la personalización”.